El consumo anual per cápita de carne de pollo en los países centroamericanos aumentó desde 19,8 kilos en 2008 a 25,9 kilos en 2016, y el crecimiento fue impulsado principalmente por Panamá.

La tendencia al alza en el consumo regional de carne de pollo ha sido constante en los últimos años, creciendo desde 814 mil toneladas en 2008 hasta 1,2 millones de toneladas en 2016.

El año pasado, 85% del volumen de carne de pollo consumido en los países de Centroamérica correspondió a producción local, mientras que cerca del 15% restante se importó desde Estados Unidos.

Entre 2008 y 2016 el consumo anual per cápita de carne de pollo en los países de la región aumentó desde 19,8 kilos a 25,9 kilos, y el crecimiento fue impulsado principalmente por Panamá.

En 2016 Panamá fue el país que registró el mayor consumo per cápita anual, con 43,8 kilos, seguido de Costa Rica con 35,8 kilos, Guatemala con 24,4 kilos, Honduras con 22,9 kilos, Nicaragua con 22,5 kilos y El Salvador con 18,3 kilos.

El año pasado, Guatemala, Honduras y Panamá concentraron aproximadamente el 61% de la producción regional de carne de pollo, mientras que el restante 39% fue producido en Costa Rica, Nicaragua y El Salvador.

El “Market Snapshot de Carne de Pollo” de CentralAmericaData dispone de información a 2016, contiene cifras de producción y su destino, consumo y su origen, precios, ventas, consumo per cápita y proyecciones, con detalles a nivel regional y por país.

Fuente: CentralAmericaData