La producción de ron genera más de 1,500 empleos y supera ventas de más de tres millones de cajas

 

Desde la fermentación de la caña de azúcar hasta el paladar, el ron es uno de los productos que marcan un sello en República Dominicana, tanto local como internacional.

Nuestros rones se distinguen por el secreto en el que los años de experiencia y tradición son los mejores avales para conseguir un ron de excelente calidad.

Según una publicación del periódico El Dinero, La tradición productiva del país data del siglo XIX, lo que evidencia la experiencia de los dominicanos en la producción de ron añejo de excelencia. Se destacan diversas marcas como Bermúdez (1852), Brugal (1888), Barceló (1929), así como Siboney, Macorix, Don Rhon, Punta Cana y otros.

Destaca que datos suministrados por la Asociación Dominicana de Productores de Ron (Adopron) indican que esa industria genera alrededor de 1,500 empleos directos con más de 2,000 proveedores locales y ventas internas que superan las tres millones de cajas, mientras que sus exportaciones alcanzan dos millones de cajas anuales. La industria del ron aporta aproximadamente RD$5,300 millones en impuestos, siendo el 80% de Impuesto Selectivo al Consumo (ISC).

Las estadísticas del Centro de Exportación e Inversión de República Dominicana (CEI-RD) indican que en los años 2012 y 2013 las exportaciones de ron promediaron los US$89 millones, mientras que en 2014 superaron los US$80 millones.

El ron dominicano se exporta hacia decenas de países, pero el 43% de las ventas externas va a España, seguido de Estados Unidos, Haití, Chile, Italia y Alemania, entre otros.